OrgàniCub: casa pasiva y ecológica en Sora

Elisenda quería una casa sencilla, flexible y cómoda que fuera energéticamente eficiente, ecológica y saludable. El terreno disponible era inmejorable tanto por el lugar (el pueblo de Sora), como por las vistas (hacia las montañas y el campanario de la iglesia), y en la orientación (sur/sureste). Un contexto idóneo para hacer una propuesta que respondiera a estos valores.

 

Se resuelve el proyecto con dos volúmenes cúbicos, uno grande de dos plantas donde se ubica la vivienda y el espacio de trabajo, y uno pequeño como garaje, todo de madera. La vivienda es de 60 m2 por planta y se estructura en torno a una escalera que organiza los espacios: a norte se ubican las zonas húmedas y de servicio, a sur las zonas de estar, de descanso y de trabajo; a levante los espacios de día, y a ponente los de noche.

 

Hay pocas paredes y grandes aberturas a sur, hacia las buenas vistas. De esta manera se obtiene un espacio principal luminoso, amplio y flexible, que permite adaptarse a las necesidades cambiantes.

 

La OrgàniCub está construida con materiales orgánicos y de origen local: la madera es el material mayoritario (estructura, fachadas, tabiques, ventanas, puertas y pavimentos). El abundante aislamiento térmico, que también es de fibras de madera, es lo que permite mantener el confort en invierno y en verano con un consumo energético casi nulo. La posición de las ventanas y de las protecciones solares también son un elemento clave.

 

Para Elisenda también era importante que el proyecto tuviera en cuenta los factores externos que influyen en la salud, desde el punto de vista de la geobiología y Fengshui.