Proyecto y obra de una casa unifamiliar, ecológica y pasiva en Berga

Por primera vez en Berga se ha construido una casa pasiva y ecológica que no necesitará consumir energía para maximizar el confort de su interior. Esto se consigue estudiando la ubicación, la orientación, el nivel de aislamiento, los sistemas de ventilación y la estructura de la casa.

El encargo es de una pareja de gente mayor, Dolors y Ramon, que apuestan para pasar la última etapa de su vida en una casa que ahorra, que aísla, que es eficiente y respetuosa con su entorno. Además, Ramon con problemas de movilidad, necesita moverse por un espacio accesible y que todo lo que necesita se esté en la planta baja. Este acto de valentía nos ha acercado mucho al proyecto y nos hemos sentido comprometidos al mismo desde el inicio.

Se trata de una casa de 254 m2 distribuidos en dos plantas. La estructura es de madera y los aislamientos naturales que permiten mantener la temperatura interior respecto a los cambios externos. Dolors y Ramon disponen de una chimenea que sólo encenderán puntualmente y durante poco rato ya que su buena orientación y su aislamiento, evitan que se escape el calor en invierno y que no sea necesario generar más calor.

Fase previa al levantamiento de la estructura


Alzamiento de la estructura de madera y colocación del aislamiento térmico