La Renegà, covivienda cooperativa y feminista en Santa Maria de Palautordera

Este contenido está disponible en català

 

 

 

2021 — En curs
La Renegà SCCL
Vallès oriental

La Renegà es un proyecto feminista de vivienda cooperativa impulsado por mujeres situado en la falda del Montseny. Tiene por objetivo responder a las necesidades habitacionales de un grupo diverso de personas y también ser un elemento dinamizador del territorio.

Ante la imposibilidad de acceder a suelo público en el territorio, el grupo que forma La Renegà opta por la compra de un solar en Santa Maria de Palautordera. Éste se ubica en el límite del pueblo junto a la montaña, entre una zona de equipamientos y el casco urbano. Es de propiedad colectiva y las socias gozan del derecho de uso.

La arquitectura del edificio da forma a los siguientes principios de La Renegà:

  • Promover vivienda asequible y no especulativa
  • Incorporar la perspectiva ecofeminista a totas sus fases
  • Fomentar la vida comunitaria dentro como fuera del edificio
  • Facilitar el empoderamiento y la autogestión de sus habitantes
  • Construir con la mínima huella ecològica posible a partir de los recusos disponibles

«La Renegà quiere ser un hogar construido con mirada feminista. Un espacio que nos facilite la vida cotidiana desde la proximidad, que nos acompañe en los cambios vitales, que visibilice y cuide las diferentes esferas de nuestras vidas.»

El principal reto del proyecto ha sido econtrar el equilibrio entre las necesidades del grupo y los recursos económicos disponibles. A partir de ahí, se plantea un edificio compacto, construido de forma industrializada con un diseño bioclimático que permite reducir la demanda energética. Este sistema compacto y seriado, con una adecuada orientación, sistemas pasivos y energías renovables, permite controlar los gastos a corto y largo plazo.

Además, el proyecto ha requerido una modificación de planeamiento que ha permitido aumentar la densidad de viviendas por ser Vivienda de Protección Oficial (VPO). Además, la preconstrucción del edificio ha posibilitado fabricarlo en taller durante este proceso de modificación y también durante la obtención de la licencia. Esto ha permitido reducir considerablemente los plazos globales de calendario y ha mejorado el control de costes de construcción.

El edificio combina espacios de uso privativo y comunitario para fomentar la interacción entre habitantes y también con el vecindario. Los dos volúmenes que lo conforman se abren a un espacio exterior con zona de descanso y huerto comunitario. Las viviendas tienen la misma estructura pero son flexibles para adaptarse a las necesidades de las distintas unidades de convivencia y etapas vitales de cada persona.

En total hay ocho viviendas de 59 m² y cinco de 41 m² distribuidas en dos plantas, además del espacio comunitario con cocina, lavadoras y zona de trabajo. Los suministros son comunitarios y está previsto crear una comunidad energética. También se ha priorizado incluir dos pisos de uso social, propiedad de la cooperativa pero gestionados externamente, que ofrecen una opción de vivienda estable a medio plazo a mujeres en situaciones de violencia machista.

Proceso constructivo

Coloca el ratón sobre las plantas para parar el movimiento:

Viviendas L — 59 m²
Viviendas S — 41 m²