La Renegà, construir comunidad y vivienda cooperativa más allá de Barcelona

Con el objetivo de difundir el modelo cooperativo de vivienda y compartir nuestros aprendizajes con el proyecto de La Renegà con otras cooperativas, entidades y grupos que están en fase de impulso de proyectos similares, el pasado 23 de febrero organizamos una visita de obra al edificio de esta cooperativa feminista en Santa Maria de Palautordera. Se trata de una cooperativa de viviendas en cesión de uso promovida sobre suelo privado, actualmente en fase de construcción y montaje de un edificio de trece viviendas con espacios comunitarios. El proyecto está impulsado por un grupo de mujeres que, acompañadas por la gestora integral Perviure, han hecho posible el sueño de imaginar y construir su casa. Desde Celobert nos hemos ocupado de la modificación de planeamiento que lo ha hecho posible, así como de la arquitectura y la ingeniería. El proyecto ha contado con la financiación de Coop57 y soporte de personas y entidades del territorio, también de la Agencia de la Vivienda de Catalunya.


Atendiendo a la innovación aplicada en el proyecto de La Renegà, la consejera de Territorio de la Generalitat, Ester Capella i Farré, algunos alcaldes del territorio así como otros representantes políticos y técnicos del Ayuntamiento y Diputación de Barcelona, también asistieron a la visita.

Ester Capella, consejera de Territorio, Jordi Xena, alcalde de Santa Maria de Palautordera, y Maria Josep Lázaro de la cooperativa Perviure.
Urbanismo, arquitectura e ingeniería al servicio de la vivienda cooperativa

La Renegà es un proyecto innovador desde el punto de vista del proceso de promoción. Esto se debe a cuatro aspectos:

  1. El planeamiento urbanístico que ha permitido aumentar el número de viviendas por ser viviendas protegidas (VPO)
  2. La contratación colaborativa de la obra en fase inicial que ha permitido un control riguroso de los costes
  3. El sistema industrializado del edificio que ha permitido reducir los plazos de obra a 6 meses en vez de los 18 habituales, así como reducir residuos y riesgos de obra
  4. El diseño participativo y bioclimático del edificio con espacios e instalaciones comunitarias, que supondrá una mínima demanda energética

El diseño del edificio se ha realizado conjuntamente con las futuras habitantes e incorpora criterios feministas que han permitido abordar, de forma conjunta, los retos de vivir en comunidad. También se ha apostado por compartir espacios, servicios, recursos y conocimientos, incorporando en el edificio espacios comunitarios y viviendas flexibles que se adaptan a las necesidades de las diferentes unidades de convivencia y etapas vitales de las personas que vivirán. Dos de estas trece viviendas se destinarán a mujeres que han sufrido violencia machista, y desde el proyecto ya se está creando red con otras entidades feministas del territorio. Los suministros serán también comunitarios y está previsto crear una comunidad energética.

El proyecto, ubicado en un terreno que inicialmente estaba destinado a ocho viviendas libres, ha requerido una modificación de planeamiento para generar las trece viviendas que se están construyendo, once de las cuales son Viviendas con Protección Oficial (VPO). Esto ha sido posible a través de la colaboración con el Ayuntamiento de Santa Maria de Palautordera.

Otra de las singularidades del proyecto es su proceso de promoción, que ha sido a la inversa de lo que sucede habitualmente: primero se ha contratado a la constructora, después se ha hecho el proyecto de ejecución, a continuación se ha pedido la licencia de obras y, por último, se ha aprobado la modificación de planeamiento que ha permitido iniciar las obras. Este tipo de contratación en fase inicial ha permitido un control riguroso de los costes, además de avanzar el inicio de la fabricación del edificio en taller durante la modificación del planeamiento y la obtención de la licencia. Esto ha permitido reducir plazos de calendario de obras in situ pasando de 18 a 6 meses.

A nivel arquitectónico, el proyecto busca el equilibrio entre las necesidades del grupo promotor y los recursos económicos disponibles. Se trata de un edificio compacto y seriado que, gracias a su buena orientación y la incorporación de sistemas pasivos y energías renovables, tendrá un bajo consumo energético y permitirá controlar los gastos a corto y largo plazo.

El futuro de la vivienda pasa por la vivienda cooperativa

La vivienda cooperativa en cesión de uso impulsada por el sector cooperativo es un camino de innovación y generación de vivienda asequible fuera de las lógicas del mercado libre. Eso sí, son necesarias las ayudas necesarias por parte de la administración pública, que pueden ser en forma de subvenciones, bonificaciones fiscales o cesiones de suelo o patrimonio de titularidad pública. La consejera Ester Capella ha remarcado durante la visita, la importancia de seguir trabajando en esta línea para impulsar nuevos mecanismos de generación de vivienda asequible y desmercantilizada, que potencien la vida comunitaria, la convivencia, la diversidad y la resiliencia ante las emergencias social y ambiental actuales.